00 Centro histórico de Córdoba


Restauración y recuperación del Camino Real

El Camino Real fue el eje estructurante de la vida, los intercambios y la economía en el territorio del antiguo Virreinato del Río de la Plata. Vinculando el Potosí, con su Cerro Rico de la plata, y el puerto de Buenos Aires, a lo largo de su extenso recorrido se sucedían ciudades, poblados y postas de distinta importancia. En ese marco, Córdoba constituía un punto de importancia excepcional. Su renombre como ciudad de cultura (sede de la única Universidad existente en el territorio argentino), sus tradiciones y costumbres y la calidad de su entorno urbano la convertían en lugar obligado de parada y estadía.

Reseña histórica:

Córdoba, la "Docta", era en una "ciudad de piedra" (con sus destacados conjuntos arquitectónicos religiosos que aún siguen siendo referencia patrimonial de la arquitectura argentina), en tanto que la capital, Buenos Aires, era una "ciudad de adobe y barro" (según comentarios de viajeros y cronistas de la época).Su posición estratégica en el centro del territorio determinó que en ella se diversificaran los caminos: hacia el sur, al puerto de Buenos Aires; hacia el oeste, a Cuyo y Chile; hacia el este, a Santa Fe y el Litoral; hacia el noroeste, a Catamarca. Por ello es que nuestro recorrido del tramo cordobés del antiguo Camino Real se inicia en la ciudad de Córdoba.

CÓRDOBA, CIUDAD DE CULTURA Y SERVICIOS:

Segunda ciudad del país, gran centro de cultura y servicios, centro de producción industrial, tecnológica y de comunicaciones, Córdoba conserva en su área central la traza de su sitio fundacional que constituye el Centro Histórico de la ciudad. De aquella etapa provienen los monumentos que identifican la existencia del centro histórico. En primer lugar, la Catedral, obra maestra del patrimonio barroco hispano-americano. A su lado se localiza el Cabildo, antigua sede del gobierno colonial. Ambos se encuentran frente a la antigua "Plaza Mayor" (hoy plaza San Martín, lugar de fundación de la ciudad).

En el entorno inmediato de la Plaza se encuentran los antiguos conventos de Santo Domingo, de San Francisco, de La Merced, de las Carmelitas de Santa Teresa y el de Santa Catalina. En cada caso se conservan los edificios conventuales y sus iglesias (siglos XVIII y XIX), importantes ejemplos de la arquitectura histórica religiosa, con destacados patrimonios de imaginería, pintura y ornamentación. En particular, cabe destacar la antigua Manzana de los Jesuitas, que comprende la Iglesia monumental, la Residencia y su Capilla Doméstica, el edificio y los claustros de la Universidad (actualmente Universidad Nacional de Córdoba) y del Colegio de Monserrat. La UNESCO ha reconocido el valor universal excepcional de este conjunto, incorporándolo a la Lista del Patrimonio de la Humanidad en el año 2000. También se conserva la "Casa del Marqués de Sobre Monte" (hoy sede del Museo Histórico Provincial), importante ejemplo de vivienda señorial del siglo XVIII, que constituye uno de los pocos testimonios de arquitectura residencial de la colonia aún existentes en el país. A este patrimonio colonial se agregan obras de arquitectura y urbanismo de los siglos XIX y XX: la Casa Matriz del Banco de Córdoba, el Teatro del Libertador, el Palacio de Justicia, el Palacio Ferreyra, el Museo Provincial de Bellas Artes, la trama de áreas peatonales, plazoletas y galerías comerciales del centro, ejemplos relevantes de la cultura urbana cordobesa. En ese marco, el ritmo de la vida cotidiana se mezcla con el mundo del comercio y los negocios, de la cultura, la vida universitaria, los espectáculos y la diversión, dando lugar a una ciudad multifacética que ofrece diversidad de posibilidades y experiencias vivenciales al visitante.

Todo ello acompañado por una excelente dotación de servicios turísticos: hotelería calificada, gastronomía internacional y regional, centros comerciales, equipamientos de servicios varios.

En el Área Central de la ciudad se han diferenciado cinco sectores con características distintivas: la "ciudad colonial" (el antiguo centro cívico religioso organizado alrededor de la Plaza San Martín), el antiguo sector de la Universidad (la Manzana Jesuítica y su entorno inmediato), el paseo de la Avenida Irigoyen (a la manera de una rambla de recreación), el sector de los museos (Museo de Bellas Artes con sus dos sedes, Museo de Ciencias, centro de exposiciones del Buen Pastor), y finalmente el barrio de los artesanos y los anticuarios (alrededor del "Paseo de las Artes" en el Portal de Barrio Güemes).


Volver

Home | Reseña histórica | Recorrido del Camino Real | Descargar Interactivo Camino Real