10 Posta de Santa Cruz


Reseña histórica

Éstas tierras pertenecieron a la merced de San Pedro, cuyo dueño fue Pedro Luis de Cabrera que al fallecer las heredó a su hija, Luisa Martel de los Ríos, quien en 1640 las transfirió a Fernando Arias de Saavedra y su esposa Catalina Villaroel. En 1778 era propietario de la hacienda Matías de Bustamante y su esposa Francisca de Lallana, época en que la Estancia estaba poblada de numeroso ganado vacuno, yeguarizo y ovino. Luego del fallecimiento de Matías de Bustamante, en 1787, su esposa e hijos recibieron la Estancia en herencia. En el inventario y tasación de las propiedades no se menciona la posta, lo que hace suponer que la misma comenzó a funcionar tiempo después. Dentro de los acontecimiento históricos de importancia se inscriben los sucesos de 1814: el General Carlos María de Alvear se dirigía al Norte, por el Camino Real. Al llegar a la posta de Santa Cruz le informan que el General Rondeau, jefe del ejército patriota, se había sublevado y no obedecía las órdenes. Ante ello, Alvear regresó a Buenos Aires y fue nombrado Director Supremo.

Bibliografía
CALVIMONTE L. y MOYANO ALIAGA, A.: “El antiguo Camino Real en el Norte de Córdoba”. Ediciones del Copista, 1996..


Relatos de viajeros

Con respecto a la Posta Santa Cruz el Capitán Andrews, en 1825, relata que: “(...) anduvimos unas doce leguas, y paramos para hacer noche en Santa Cruz, situada en país estéril aunque en posición algo romántica”. “De ocupación, el dueño de casa era cabrero, molinero y panadero a la vez. Nos sirvieron buen pan fresco, leche excelente, y un cabrito asado sumamente delicioso; tuvimos también vino, rara comodidad aquí, que había sido traído de la lejana provincia de La Rioja. El 26 nos desayunamos con leche de cabra y salimos por la mañana temprano”. Por su parte, Herman Burmeister, en 1859, cuenta que luego de pasar por la posta de Intihuasi la próxima estación a la que llega es la posta de Santa Cruz. Al respecto dice: “A las 9 y ½ llegamos a Santa Cruz, distante 5 leguas de Intihuasi. La estación es una casa solitaria, sin ninguna vegetación alrededor. Esta situada en la ladera oriental del valle, donde se dedican extensamente a la cría de ovejas; todo el suelo junto a la casa estaba cubierto de montones de estiércol seco de estos animales. (...) junto a éstos se veía el antiguo cerco de piedra (pirca) de un gran potrero, que seguía para abajo hasta el fondo del valle e incluía grupos dispersos de palmeras; en la parte más honda había matorrales de dicotiledóneas, entre las que corría murmurando un arroyuelo, que yendo hacia el norte nos acompañó un trecho, pero que pronto volvió a desaparecer”.

Bibliografía
ANDREWS, José: “Viaje de Buenos Aires a Potosí y Arica en los años 1825 y 1826”. Buenos Aires, 1920. pp. 31-60 en SEGRETTI, Carlos: “Córdoba, ciudad y provincia (siglos XVI y XIX) según relatos de viajeros y otros testimonios”. Junta Provincial de Historia. Córdoba, 1973. BURMEISTER, Hermann: “Viajes por los estados del Plata”. Buenos Aires, 1944. Tomo II. pp. 56-108 en SEGRETTI, Carlos: “Córdoba, ciudad y provincia (siglos XVI y XIX) según relatos de viajeros y otros testimonios”. Junta Provincial de Historia. Córdoba, 1973.


Atractivos cercanos a la Posta de Santa Cruz.

En San Pedro Norte (a 25 Km. pasando por Posta de San Pedro Viejo):

Capilla de San Pedro Viejo: Construida alrededor de 1650 a 1690, es la Capilla más antigua de Córdoba. Rodeada de palmares y ubicada junto a la Posta de San Pedro brindan a los viajeros un reparador descanso al cuerpo y un alivio que conforte su alma. 

Estancias de la Merced de San Pedro: Centenarios cascos de estancias que pertenecieron a la “Merced de San Pedro” que fuera otorgada a Pedro Luis de Cabrera en 1602. Estos cascos de estancias del siglo XIX son bellos exponentes de la arquitectura colonial.

Tumbas Verticales: Monumento funerario de origen turco, prueba de la diversidad de culturas que transitaron el Camino Real.

Iglesia de San Pedro Norte: Se inauguró en 1934, construida con el aporte de los vecinos y estancieros de la zona, sorprende por su envergadura y su fisonomía se recorta desde el Camino Real muchos kilómetros antes de arribar a la villa.

Balneario Municipal y Camping: A la vera del Río “Los Tártagos” y enmarcado por una gran arboleda se encuentra el balneario que cuenta con una pileta, espacios para acampar, asadores, proveeduría y un playón deportivo donde se practica básquet y vóley.

Hotel de Campo “San Pedro Viejo”: Con 350 años de tradición, la histórica posta sigue albergando a los viajeros. Este Hotel de Campo pertenece a la cadena internacional NA y es una propuesta para el público más exigente, con categoría 5 estrellas y variadas actividades rurales que van desde cabalgatas en “peruanos de paso” hasta clases de cocina regional.


Volver

Subir


Home | Reseña histórica | Recorrido del Camino Real | Descargar Interactivo Camino Real