03 Posta Sinsacate


Declarada Monumento Nacional en 1941.

Reseña histórica

Hacia 1720, la Estancia era conocida con el nombre de “San Pablo de Sinsacate” y las construcciones consistían en una sala, dos habitaciones con seis puertas, un corredor cubierto con horcones de madera de quebracho y techos de paja; una bodega, vasijas y herramientas; también una huerta con frutales y viñedos; un molino, acequia y tajamar. Posteriormente, la estancia de San Pablo sufrió inconvenientes económicos y entró en un largo pleito judicial. Hacia el año 1762 la propiedad fue adquirida por Juan Jacinto de Figueroa y por varias generaciones la propiedad perteneció a su familia. Cuando se estableció el servicio de postas, Sinsacate cumplió la función de tal hasta la llegada del ferrocarril. Este sitio, fue lugar de paso de personajes destacados y de los ejércitos patriotas que marchaban hacia el Alto Perú: pasó por aquí San Martín en su marcha a tomar el cargo del Ejército del Norte y es en éste lugar donde recibió los caballos que le enviaba en auxilio José Javier Díaz, dueño de la Estancia de Santa Catalina. En ese momento era Maestro de Posta Manuel de Figueroa. En 1835 se velaron en la capilla de Sinsacate los restos de Facundo Quiroga y su Secretario José Santos Ortiz. Era propietario de la Estancia Pedro Luis Figueroa que, además, era Juez Pedáneo e intervino en primera instancia en el trágico suceso. Posteriormente, se alojó en la estancia el general Lavalle cuando se dirigía a Jujuy, donde encontraría la muerte en 1841. Luego de declararse Monumento Nacional –hacia 1941-, en 1946 el edificio fue restaurado, por el arquitecto Mario Buschiazzo, conservando las líneas originales de la estancia y de la capilla.

Bibliografía:
CALVIMONTE L. y MOYANO ALIAGA, A.: “El antiguo Camino Real en el Norte de Córdoba”. Ediciones del Copista, 1996.


Relatos de viajeros

El Capitán Andrews, en 1825, cuenta que: “(...) Los propietarios sucesivos de Sinsacate, a juzgar por el descuido de la finca, parecen haber sido del todo indiferentes al dilatado campo de progreso que los primeros ocupantes cultivaron. La cantidad de utensilios de plata y la abundante comida que el actual propietario suministra gratis a los pasajeros, demuestran cuán ricas y abundantes deben haber sido las migajas caídas de la mesa de los jesuitas (...)”. Von Tschudi, en 1858, relata: “(...) otra legua más lejos se encuentran algunas casas con una iglesia casi en ruinas; este lugar es Sinsacate, es así como está registrado en los mapas. De Salitre hasta este lugar el terreno está cortado, en parte por colinas, en parte es rocoso. Empero aquí comienza un desierto desconsolado , una región cubierta por bajos arbustos espinosos, sin ninguna vista a la lejanía. En medio de este desierto el camino de herradura conduce por una quebrada lúgubre, Barrancallacú, desde lejos muy desacreditada. No puede imaginarse fácilmente un lugar más apto para alevosos asaltos. En este lugar el valiente general Quiroga fue asesinado; por este hecho y por otros asesinatos cometidos repetidamente en este lugar, esta quebrada fue conocida también a gran distancia. Cinco días antes de mi paso por este lugar el empleado del correo que vino de Tucumán fue asaltado, herido y robado. Media hora antes de llegar a este temido lugar mi peón me preguntó preocupado, si mi fusil estaba cargado. Yo quise dárselo para su defensa eventual, pues yo confiaba en mi revólver, pero él no lo aceptó, pues no sabía manejar armas de fuego, y me declaró que en caso de una agresión, buscaría su salvación mediante la fuga (...)”. Burmeister (1859), relata que “Al continuar por el costado de la pared del jardín, construida de piedra, detrás de la que se veían principalmente naranjos de dorados frutos, llegamos a la gran estancia Sinsacate, distante apenas 1 legua (...) los edificios estaban mal cuidados y crecían del hermoso adorno del follaje de viejos árboles frutales. Pero también ésta poseía una iglesia, si bien sin torre, al lado de la casa habitación”.

Bibliografía:
ANDREWS, José: “Viaje de Buenos Aires a Potosí y Arica en los años 1825 y 1826”. Buenos Aires, 1920. pp. 31-60 en SEGRETTI, Carlos: “Córdoba, ciudad y provincia (siglos XVI y XIX) según relatos de viajeros y otros testimonios”. Junta Provincial de Historia. Córdoba, 1973. TSCHUDI, J. J. von: “Viaje por las cordilleras de los Andes de Sudamérica, de Córdoba a Cobija, en el año 1858”. Academia Nacional de Ciencias. Córdoba, 1967. Tomo XLV. pp 323-337 y 341-342 en SEGRETTI, Carlos: “Córdoba, ciudad y provincia (siglos XVI y XIX) según relatos de viajeros y otros testimonios”. Junta Provincial de Historia. Córdoba, 1973. BURMEISTER, Hermann: “Viajes por los estados del Plata”. Buenos Aires, 1944. Tomo II. pp. 56-108 en SEGRETTI, Carlos: “Córdoba, ciudad y provincia (siglos XVI y XIX) según relatos de viajeros y otros testimonios”. Junta Provincial de Historia. Córdoba, 1973.


Atractivos cercanos a la Posta de Sinsacate.

En Jesús María (a 4 Km.):

Estancia Jesuítica de Jesús María: La Estancia Jesuítica de Jesús María fue declarada, Monumento Histórico Nacional en 1941 y Patrimonio de la Humanidad, en el año 2000 por la UNESCO, “. Dicho reconocimiento se realiza respecto al conjunto de edificaciones que fueron construidas entre los años 1616 y 1725. 

Paseo de Estandartes y Murales: Se recorre el Predio del Anfiteatro José Hernández, por el exterior rodeando toda la manzana se encuentran pinturas referenciales a los diferentes estandartes de todas las ediciones del festival y el atractivo de las estancias, junto a réplicas de Molina Campos. Ubicación: Abel Figueroa S/N. Días y horarios de atención: Acceso todo el año, todo el día. 

Teatrino Municipal Tutú Campos: Es un espacio donde eventualmente se realizan espectáculos o exposiciones. Ubicación: Abel Figueroa y Cleto Peña. Días y horarios de atención: Todos los días del Festival Nacional de Doma y Folclore de 16 a 02 hs. 

Torre de los Cuatro Pétalos: Es una antigua construcción de la ciudad de Jesús María; fue realizada por iniciativa de Gabriel Céspedes (Intendente). Es la réplica de las construcciones de Alicante y se comenzó a construir en el año 1896, con fines de entretenimiento, se terminó de construir en el año1898. Ubicación: Castuelo Peña esquina Colón 

Parroquia de Jesús María: Con la llegada del ferrocarril y la urbanización, se trasladaron las celebraciones religiosas que se realizaban en el templo de Estancias Jesuíticas las que en 1937, el padre Magnoni Castro, construyera en una zona céntrica. Ubicación: Italia 711. 

Cristo de la Hermandad: Talla en madera realizada por el escultor chileno Javier Sissara, es el número 33 de los realizados por el artista. Mide 9,83 metros la pieza y junto la cruz, 25 metros.  Ubicación: Camino Real, 100 metros antes de llegar a la Estancia de Jesús María. Días y horarios de atención: Todos los días del año debido a que está emplazado en un espacio verde público. 

Paseo de los artesanos: Por iniciativa municipal se lleva a cabo todos los domingos la feria artesana, donde los artesanos locales y de la zona tienen un espacio donde mostrar y vender sus trabajos, que junto a la estación musical se transforman en un paseo alternativo para la familia. Ubicación: Explanada del ferrocarril. Días y horarios de atención: domingos a partir de las 16 horas. 

Costanera del Río Guanusacate: En su extensión está parquizado y es un excelente lugar para realizar paseos pedestres o en bicicleta o bien sentarse a disfrutar el día. Ubicación: Se extiende a lo largo del Río Guanusacate


Volver

Subir


Home | Reseña histórica | Recorrido del Camino Real | Descargar Interactivo Camino Real