04 Barranca Yaco


Reseña histórica

En la década de 1830 la guerra civil era en nuestro territorio. En 1834, Facundo Quiroga –caudillo riojano- fue enviado, por el gobierno central, a mediar en los enfrentamientos del Norte. En su viaje de regreso, luego de ser advertido por allegados sobre las intenciones de asesinarlo, fue emboscado por una milicia al mando de Santo Pérez –enviado por los hermanos Reynafé- y asesinado. Éste hecho ocurrió el 16 de febrero de 1835. Junto él, fue asesinada el resto de la comitiva, incluyendo a un niño (el postillón) que los acompañaba. Santos Pérez y los Reynafé fueron juzgados: el primero fue ajusticiado. El asesinato del Tigre de los Llanos y su comitiva se produjo en Barranca Yaco donde hoy se levanta un monumento en su memoria. Las nueve cruces recuerdan a los caídos.

Relatos de viajeros

Burmeister, hacia 1859, relata que: “Después de Sinsacate, el camino penetra de nuevo en un bosque, que se extiende por sobre una lomada (...); las colinas chatas que se desprenden de ésta engendran un suelo desigual que resulta incómodo viajando en la galera. Por el medio de este trecho surca un hondo lecho de río, cubierto de espesas matas, el cual estaba seco y tenía fondo de pedregullo, pero que, en época de fuertes lluvias, suele convertirse en un torrente de montaña. Es una guarida preferida por bandidos que asaltan ahí a los viajeros; es el siniestro Barranca Yaco, lugar donde asesinaron al general Quiroga. Para mí, esta parte del recorrido despertaba un alto interés por las muchas bellas aves que se encontraban en el tupido y húmedo monte; varias palomas, un carpintero (Picus melanchlorus) y el cachalote (Anabates unirufus)

Bibliografía
BURMEISTER, Hermann: “Viajes por los estados del Plata”. Buenos Aires, 1944. Tomo II. pp. 56-108 en SEGRETTI, Carlos: “Córdoba, ciudad y provincia (siglos XVI y XIX) según relatos de viajeros y otros testimonios”. Junta Provincial de Historia. Córdoba, 1973.


Atractivos cercanos a Barranca Yaco.

En Sarmiento (a 11 km.):

Algarrobo histórico: es el lugar donde el General José de San Martín descansó a la sombra de este árbol en 1816. También fue el lugar de descanso de Facundo Quiroga en 1835. El lugar se ha restaurando y revalorizado con la construcción de una plaza que recuerda el paso de estos próceres y que ofrecen sombra a los nuevos visitantes.


Volver

Subir


Home | Reseña histórica | Recorrido del Camino Real | Descargar Interactivo Camino Real